Saltear al contenido principal

El hecho ocurrió en Colombia. Los vecinos están aterrados porque sintieron la presencia de un extraño “ser”. Las imágenes fueron registradas por las cámaras de seguridad.

Habitantes del poblado de La Esmeralda en Arauquita, en Colombia, dicen que en las noches vieron deambular sola a una mujer vestida de blanco y que camina llorando hacia la tumba de un bebé.

Los registros de una cámara de seguridad muestran a una mujer de contextura delgada y pelo largo que camina con un atuendo blanco que le cubre su rostro. Sobre estas imágenes, campesinos de la zona aseguran que a la mujer jamás se la vio de día, sino que aparece en las noches oscuras.

“Es una mujer como de 72 años, que anda vestida de blanco y con el cabello en la cara y como cuando llevan varios días sin lavárselo. Cuando me volteó a mirar ya estaba vestida de negro y no se le veían los pies porque volaba a esta altura”, aseguró a Canal 1, Pedro Villareal, vecino de la zona.

 El hombre contó que iba acompañado de siete amigos cuando sintieron la presencia de ese “ser”. “Nos dio mucho miedo, pero nos quedamos mirándola y cuando nos vio cerca nos llamaba. Llegando al cementerio nos quedamos como a 100 metros de distancia porque no fuimos capaces de seguir y aclamaba un niño y lloraba y cuando nos volteó a mirar pegó un chillido”, expresó.

Sin embargo, lo que más sorprendió a los residentes fue que la imagen de la mujer desapareció al amanecer. Villareal asegura que la mujer de un momento a otro abandonó la tumba. Además, la anciana aparece en el pueblo cuando hace luna llena y el pueblo queda en silencio para que sus llantos se puedan escuchar.

Leyenda de “La llorona”

Durante muchos años en Colombia y en otras regiones del mundo, se ha hablado acerca de esta leyenda que narra la vida de una mujer que perdió a sus hijos y recorre calles, ríos, montañas y valles en busca de ellos con el lamento “dónde están mis hijos”.

document.getElementsByClassName(“wp-post-image”)[0].style.display=”none”;


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba