Saltear al contenido principal
(504) 0000-0000 admin@vivadanli.com Oficina 7AM - 8PM

El mono intentó jalarle el vestido a la altura del escote de una mujer neozelandesa de 21 años (Foto: Especial)

 

Sin embargo, a pesar de que en un inicio el animal parecía no hacerle caso, porque se rascaba una de sus extremidades mientras estaba sentado sobre el regazo de Wijohn, las cosas se salieron de control muy rápido. Así lo reseña infobae.com

El mono, en su travesura, tomó el vestido negro de la neozelandesa y tiró desde su escote, provocando primero perplejidad en la veinteañera, que no supo qué hacer y se quedó inmóvil en su lugar.

En un principio, el mono parecía no mostrar ningún interés por la turista (Foto: Especial)

 

Sin embargo, el mono volvió a insistir y tiró con más fuerza, provocando que se pudiera ver una parte de su ropa interior, que inmediatamente se protegió subiéndose el vestido y riendo.

El video fue captado por uno de los familiares de la turista, que quería una foto para su instagram. En el video, además de las risas de la mujer, se pueden escuchar otras carcajadas.

El mono intentó jalar su vestido, pero la turista se quedó perpleja; después, la acción del animal desató su risa (Foto: Especial)

 

La madre de Wijohn declaró que “había sido una buena risa… Tuvimos un momento graciosos, gracias al mono. En general, nuestra estadía en bali ha sido increíble”, señaló.

El Santuario de los Monos Sagrados está ubicado en el pueblo de Padangtegal. “Los residentes del pueblo ven el Bosque de los Monos como un importante centro espiritual, económico, educativo y de conservación para el pueblo”, señala el sitio oficial del parque.

En el lugar, un atractivo turístico internacional, pero sobre todo para la zona surasiática y para el continente de Oceanía, se calcula la presencia de unos 700 monos y unas 186 especia de árboles. El bosque tiene una superficie de unas 12,5 hectáreas.

The post Un mono travieso intentó quitarle el vestido a una turista (Fotos) appeared first on LaPatilla.com.


FUENTE

Deja un comentario

Volver arriba