Saltear al contenido principal

La máquina no soportaba su cuello

El 9 de marzo pasado, Ateeq Rafiq estaba en en cine cuando intentó recoger sus llaves y celular. El hombre agacha y es ahí donde el reposapies lo empieza a asfixiar.

Fueron a una sala premium de un cine en Inglaterra. Todo parecía bien hasta que el joven de 24 años se dio cuenta que sus llaves y celular se cayeron. Es ahí que se agacha para revisar abajo del reposapies. 

Se puso debajo y en uno minutos el reposapiés recupera su posición. Su esposa, Ayecha Sardar, intentaba de ayudarlo pero no lo podía sacar.

Cuando sostuve tu mano por última vez, sentí que la apretabas con una fuerza diferente, una fuerza que indicaba que sabías que me ibas a dejar para siempre“, escribió en redes sociales.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

La fuerte presión hizo que el hombre sufra un paro cardíaco. Por su lado, Charles Stephens Simmons, un experto en estas sillas, señaló que la fuerza que hizo fue de 3/4 de tonelada, por lo que no soportó.

 “Hubiera sido más fácil instalar un mecanismo para manipular el reposapiés con la mano. No era necesaria tanta tecnología“, comentó. 

Personal forense del Birmingham comentó que tuvieron que esperar hasta 15 minutos para sacarlo del lugar. 


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba