Saltear al contenido principal

Foto: vía Instagram (@apheiligenthal).

 

Su pequeño y frágil corazón dejó de latir el pasado sábado 14 de diciembre. Desde entonces, atragantados de angustia, sus padres intentan que Olive Alayne Heiligenthal (2 años) vuelva en sí. No aceptan el cruel destino y se aferran a lo único que los mantiene de pie: su fe.

Por Infobae

En la mañana de ese día cuando Andrew Kalley Heiligenthal fueron a despertarla notaron desesperados que no respiraba. Fueron segundos frenéticos. Se comunicaron con el 911 cuyos paramédicos tardaron apenas minutos -eternos para quien espera- en llegar a la vivienda de Redding, al norte de California, EEUU. Fue trasladada a un hospital donde fue declarada muerta. La conmoción se apoderó de la familia que no entendía qué estaba ocurriendo. ¿Acaso aún no habían despertado de su peor pesadilla?

La familia se aferró a la fe, a sus creencias más personales, para repeler el dolor que les producían los fríos certificados de defunción y los trámites para comenzar con su adiós definitivo. Su madre, Kalley -una reconocida cantante y compositora local- fue más allá. Pensaba que su perfil de Instagram –donde la siguen 260 mil personas– podría ser el canal ideal para expresar su anhelo de que Olive pudiera resucitar. Fue así que ideaba la forma de convocar a todo el mundo a unirse en oración. “Como lo hizo Jesús”, habrá pensado aquellas horas del sábado por la noche.

El domingo, finalmente, volcó su ruego en forma escrita. Lo hizo desde lo profundo de su corazón. Sincera y llena de luz, como las letras de sus temas. “Estamos pidiendo por oraciones”, publicó la mujer miembro de la Iglesia Bethel, una gran congregación evangélica de su ciudad. “Creemos en un Jesús que murió y derrotó de manera concluyente cada tumba, con las llaves del poder de la resurrección. Lo necesitamos para nuestra pequeña Olive Alayne, que dejó de respirar y los médicos la declararon muerta ayer. Pedimos oraciones audaces y unificadas de la iglesia mundial para apoyarnos en la creencia de que Él resucitará a esta niñita. Su tiempo aquí no ha terminado, y es nuestro momento de creer con audacia y con confianza para ejercer lo que el Rey Jesús pagó. Es hora de que ella cobre vida”, publicó el pasado domingo.

Las conmovedoras palabras de Kalley fueron tan impactantes que decenas de miles se apegaron a su fe. No sólo de su comunidad más cercana, sino de todo Estados Unidos y de diversas partes del mundo. Mensajes de aliento, oraciones al cielo, plegarias desde todas partes del mundo intentaron aplacar tanto dolor. Miles de integrantes de la comunidad de Redding se unieron a festivales de rezos para que Olive resucitara. Incluso cantantes evangélicos conocidos también se congregaron tras el mismo milagro.

La artista Christine D’Clario, escribió en su cuenta: “La bebita de mi amiga Kalley dejó de respirar el sábado y los doctores la declararon muerta. Estamos orando y creyendo junto a ella y su esposo que Dios la puede levantar y traerla a vida nuevamente. La familia de Bethel, la iglesia global, amigos y familia estamos unidos en oración creyendo por el milagro de resurrección. Por favor toma un tiempo y levanta un clamor para que la pequeña Olive regrese a la vida. Despierta Olive”.

Los posteos de la esperanzada madre continuaron el lunes, el martes, el miércoles. No se detiene. Su fe no se lo permite y continúa convocando a rezar por su frágil ángel de dos años. El martes por la noche, cientos de personas se reunieron en la Iglesia BethelUn portavoz de la congregación dijo que esta fue la primera reunión pública de oración para rezar por una resurrección.

Acompañando el dolor y más conscientes de que nada podría hacerse, las autoridades de Bethel emitieron un comunicado:

En las primeras horas del 14 de diciembre la familia Heiligenthal experimentó la pérdida inesperada de su hija menor, Olive Alayne (2 años), después de que dejara de respirar. Se llamó al 911 de inmediato, y los profesionales médicos hicieron intentos de reanimación en el hogar de la familia y en el hospital, pero finalmente fue declarada muerta. Su cuerpo ha estado en la oficina del forense del condado de Shasta desde que fue transferido del hospital el 14 de diciembre. Esa noche, los padres de la niña solicitaron que amigos, familiares y otras personas de la iglesia se reúnan para orar por un milagro de resurrección, cuya base está modelada por Jesús en el Nuevo Testamento de la Biblia. Bethel Church cree en los relatos de curación y resurrección física que se encuentran en la Biblia (Mateo 10: 8), y que los milagros que retratan son posibles hoy en día. Desde esa noche, y a pedido continuo de la familia Heiligenthal, la Iglesia Bethel ha organizado reuniones de oración y adoración que consisten en canto y oración (esta es la primera reunión pública de oración por la resurrección que Bethel ha organizado). Como familia de la iglesia, nuestros corazones están con los Heiligenthals, y ambos rezamos por Olive y caminamos con ellos a través de su profundo dolor y tristeza. El liderazgo de Bethel está comprometido a cuidar y servir a la familia Heiligenthal durante este momento difícil. Para ayudar a cubrir gastos desconocidos para la familia durante este tiempo y cualquier gasto futuro para Olive, amigos y compañeros de Kalley crearon una página de GoFundMe con todos los fondos destinados directamente a la familia Heiligenthal”.

En pocas horas y hasta el momento, el sitio recaudó 43 mil dólares de personas de todas partes del mundo que se conmovieron con la historia de Olive y sus padres que no terminan de asumir el indescriptible golpe que les dio la vida.

 

Pese a todo, Kalley no baja lo brazos. El lunes escribió: “El día 3 es un muy buen día para la resurrección. Estamos abrumados de gratitud por su efusión de amor por nosotros y su fe por Olive. Jesús es fiel y verdadero y está llegando con la victoria que tiene para Olive. Olive Alayne significa ‘despertar victorioso’. Invocamos el poderoso y suficiente nombre de Jesús y te llamamos por tu nombre, dulce niña. Tu vivirás. Gracias por sus declaraciones llenas de fe, sigan viniendo. Adora a Jesús con nosotros, se está moviendo, es bueno, es digno y está vivo”.

Al día siguiente: “El día 4 es un muy buen día para la resurrección. ¡Salve, abran paso al Rey Jesús! Muchas gracias por unir su fe a la nuestra, sentimos su fuerza y su creencia radical. Sigue la vida de Olive Alayne con nosotros. ‘Está terminado’ fueron sus últimas palabras antes de estallar en la vida de resurrección, por lo que no hemos terminado. Está terminado, así que no hemos terminado. Esto está despertando. ¡Vive, Olive!”.

Esta miércoles, pese a lo inevitable, continuó con su fe: “El día 5 es un muy buen día para la resurrección. Nunca he estado tan agradecida por Jesús. Él es infinitamente digno de nuestro amor, confianza, fe y riesgo”.

Kalley y otros miembros de la comunidad cristiana de la que forma parte publicaron videos de muchísimas personas cantando por Olive. Esa misma gente seguramente la acompañará -en abrazos, oraciones y melodías- cuando el adiós definitivo sea ineludible. Incluso para ella y su asombrosa e inspiradora fe.

The post Su pequeña hija murió mientras dormía y convocaron una oración masiva para que resucite appeared first on LaPatilla.com.



FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba
Nos gustaría mostrarle notificaciones de las últimas noticias y actualizaciones.
Dismiss
Allow Notifications