Saltear al contenido principal

Caddy Williams tiene una perra de raza gran danés. Hace unos días, se levantó de madrugada para ayudarle a dar a luz a nueve cachorros. Sabía que iba a ser un momento especial, pero lo que no esperaba es que uno de los pequeños iba a ser distinto a los demás: era de color verde.

“Fue muy impactante cuando ella nació. Por suerte, había leído hacía poco un artículo acerca de un perro verde. Así que pude entender lo que estaba sucediendo”, explica Williams a KRDO. Primero se pensó que el cachorro era negro, ya que a medida que los animales iban naciendo, iba apuntando de qué color era cada uno. Pero cuando le llegó el turno al octavo, se dio cuenta de que su color era distinto.

“Afortunadamente, había leído recientemente un artículo sobre un perro verde, así que al menos sabía lo que estaba pasando”.

El motivo por el cual esto ocurre está en un pigmento de color verde o azul que se encuentra en la placenta de las perras, llamado biliverdina.

Cuando este se junta con el líquido amniótico de la perra, los cachorros pueden nacer con el pelo teñido de un tono verdoso. Sin embargo, con el paso de los días, esta tonalidad acaba desapareciendo.

https://platform.twitter.com/widgets.js

 


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba