Saltear al contenido principal

La tiroiditis subaguda (SAT, por sus siglas en inglés) es una enfermedad inflamatoria de la tiroides autolimitada, caracterizada por dolor de cuello, síntomas generales y disfunción tiroidea. Las pruebas directas e indirectas apoyan el origen viral o posviral de esta enfermedad y muchos virus han sido reportados como agentes potencialmente causantes.

Desde enero de 2020, la enfermedad coronavírica COVID-19, causada por el coronavirus SARS-CoV-2, resulta en una infección respiratoria emergente con una difusión pandémica. En un reciente estudio, investigadores del Hospital Universitario de Pisa (HUP) en Italia sugieren que COVID-19 podría causar tiroiditis subaguda.

Manifestación clínica

En el estudio, los investigadores describen el caso de lo que sugieren sería la primera instancia de tiroiditis subaguda causada por COVID-19. El 28 de febrero de 2020, 2 días después de que su padre, con quien vivía, fuera hospitalizado con COVID-19, una mujer de 18 años se sometió a un hisopo orofaríngeo por SARS-CoV-2, recibiendo un diagnóstico positivo para la infección coronavírica.

Los investigadores concluyeron que debido a la asociación cronológica, el coronavirus puede considerarse responsable del inicio de la tiroiditis subaguda.

Afortunadamente, en los días siguientes la enfermedad solo produjo síntomas leves, principalmente rimorrea y tos, los cuales se dejaron sin tratamiento y la paciente se recuperó por completo en 4 días. Posteriormente, la mujer se sometió a 2 pruebas adicionales para SARS-CoV-2 el 13 y el 14 de marzo, ambas con resultados negativos.

Luego de estos resultados, la paciente desarrolló una fiebre repentina, fatiga, palpitaciones y dolor de cuello, por lo que fue remitida al Hospital Universitario de Pisa el 19 de marzo.

Agente causante

Un examen físico reveló una frecuencia cardíaca de 90 latidos por minuto y, a la palpación, la glándula tiroides estaba agrandada, ligeramente sensible y marcadamente dolorosa. Los resultados de los exámenes de laboratorio indicaron altos niveles de tiroxina libre y triyodotironina libre, TSH indetectable, marcadores inflamatorios elevados y recuento de glóbulos blancos. La ecografía de cuello realizada indicó áreas hipoecoicas bilaterales y difusas, por lo que la paciente recibió el diagnóstico de tiroiditis subaguda.

La tiroiditis subaguda  es una enfermedad inflamatoria de la tiroides que se caracteriza por dolor de cuello, síntomas generales y disfunción tiroidea.

Es de destacar que un examen realizado 20 de febrero de 2020 mostró una función tiroidea normal. Tras el tratamiento con 25 mg diarios de prednisona, la fiebre y el dolor de cuello de la paciente disminuyeron en 2 días y los síntomas restantes se disiparon en una semana. Una visita de seguimiento realizada el 27 de abril arrojó pruebas normales de la función tiroidea y marcadores inflamatorios.

Los investigadores concluyeron que debido a la asociación cronológica, el SARS-CoV-2 puede considerarse responsable del inicio de la tiroiditis subaguda. Como señala el doctor Francesco Latrofa, afiliado a la Unidad de Endocrinología del Departamento de Medicina Clínica y Experimental del HUP y autor principal del estudio:

“Reportamos el primer caso de tiroiditis subaguda después de la infección por SARS-CoV-2. Se debe alertar a los médicos sobre la posibilidad de esta manifestación clínica adicional relacionada con la COVID-19”.

Referencia: Subacute thyroiditis after SARS-CoV-2 infection. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 2020. https://doi.org/10.1210/clinem/dgaa276

FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Volver arriba