Saltear al contenido principal

Descubrir que tu hijo padece de una enfermedad es una de las cosas más duras con las que puede lidiar un padre. Cuando Samantha Rodgers, una madre de Iowa, descubrió unas protuberancias rojas y ampollas alrededor de la boca de su hijo de un año, se quedó preocupadísima por su bienestar.

Cuando Rodgers llevó a su hijo de emergencia al médico, éste lo diagnosticó con una simple gripe. Los médicos pintaron como el peor de los escenarios el que hubiera contraído la enfermedad de manos, pies y boca. La madre pareció aliviada momentáneamente por su hijo Juliano, pero sus síntomas empeoraron, convirtiéndose en más ampollas grandes y dolorosas que se extendieron hacia su estómago y la región alrededor del cuello.

El siguiente paso fue hacerle a Juliano la prueba del VHS, el herpes simple de tipo 1. Para sorpresa de la madre, los resultados de la prueba salieron positivos. Rodgers no tenía ni idea de cómo podía su hijo haber contraído este virus y fue advertida por los médicos de que se contagia muy fácilmente. La mayoría de la gente contrae el herpes por el contacto piel con piel o con la saliva de alguien infectado, e incluso de la manera menos común, que es tocando un objeto que otra persona infectada ya ha tocado antes.

La madre no tenía ni idea de que alguien cercano a su hijo estaba infectado por el herpes y, de todos modos, esta infección podría haberla contraído simplemente recibiendo un abrazo o un beso de alguien. Los bebés sufren más alto riesgo de contraer herpes debido a que su sistema inmune todavía no está completamente desarrollado.

En cuanto al bebé, se encuentra recibiendo tratamiento para su herpes, pero debería poder regresar a casa pronto y continuar el tratamiento desde allí.Rogers se dedica ahora a dar charlas para advertir a otras personas sobre lo que le sucedió a su hijo Juliano. Aconseja a los demás que sean extremadamente cuidadosos con respecto a quién cuida a su hijo, con la esperanza de prevenir otros casos de herpes en niños, ya que cualquiera podría estar infectado. Ella recomienda a los demás que desinfecten frecuentemente su casa, los juguetes del niño y los objetos que lo rodean para evitar la propagación del virus.

Aunque la condición de Juliano es una sentencia de por vida, eso no significa que vaya a tener siempre brotes, ya que éstos no deberían ocurrir con frecuencia. Su madre está rezando para que se mejore y que pueda llevar su condición lo mejor posible y recomienda a otros que sean cautos.

document.getElementsByClassName(“wp-post-image”)[0].style.display=”none”;


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba