Saltear al contenido principal

El aumento del uso del vehículo está a un tris de producirse por el fin del estado de alarma y la recuperación de la movilidad geográfica a partir de este 21 de junio. Sin embargo, y pese a que el Gobierno aconseja el uso del vehículo particular frente al público, por motivos de seguridad frente a la pandemia de la COVID, es bueno aplicar estos consejos fundamentales para hacer aún más si cabe seguro el viaje en tu coche.

La primera recomendación es hacer una revisión técnica al vehículo ya que, tras semanas inmovilizados, la batería y otros sistemas se han podido ver afectados.

Antes de entrar en el vehículo, quítate los guantes que hayas usado en el exterior ya que estos pueden haber sido contaminados por el coronavirus y estarías introduciendo el virus en el interior. Para la desinfección, es necesario usar otros guantes de látex y recomendable el uso de mascarilla.

Limpia antes y después de usar el vehículo el tirador de la puerta, el volante y la palanca de cambios, el retrovisor, el cinturón y los comandos de la puerta, que son los elementos del coche de mayor contacto. Para ello, recomendamos el uso de líquido hidroalcohólico con un papel de cocina, que después deberíamos tirar a la basura, o un trapo, que al igual que la ropa después debería ser lavado a más de 60º.

La calidad del aire en el interior del vehículo es muy importante y para que esta sea excelente debemos asegurarnos que las rejillas de ventilación estén despejadas limpiando el polvo con una aspiradora o un pincel. Existen además productos en formato spray para desinfectar el sistema de climatización.

Las alfombrillas es el espacio del coche que más suciedad acumula por el contacto directo con los zapatos y estos con el suelo de la calle. Para limpiarlas, tras ser aspiradas es recomendable utilizar un producto virucida aprobado por el ministerio de Sanidad. Al igual que en el resto del vehículo, debemos evitar el uso de lejía o amoniaco ya que dañará los materiales del coche.

El salpicadero también es un importante foco de bacterias ya que, al estar frente a los pasajeros, está expuesto a microgotas con posible carga viral al respirar o al hablar. Además, es de contacto frecuente por dejar cosas sobre él, cambiar la radio, utilizar los controles de climatización o programar la ruta. Su desinfección es similar al del volante y palanca, pero utilizando una bayeta específica para esta zona que después deberá ser lavada a más de 60º.

Asimismo las ventanillas, que tienen mucho contacto con el exterior, también deben ser desinfectadas ya que muchas veces las tocamos o nos apoyamos en ella. Para limpiarlas, primero es recomendable usar un producto desinfectante y, después un limpiacristales para eliminar manchas que compliquen la visión.

CORTESÍA FUENTE PERIODÍSTICA

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba