Saltear al contenido principal

El cambio climático que vivimos hace sentir sus efectos en todos los ecosistemas. Ya el pasado mes de Enero os hablamos de qué modo los océanos habían batido récord de calentamiento, pero ahora nuevos datos recogidos por un grupo de científicos, revelan que incluso el fondo del océano marino se ha comenzado a calentar lentamente y de forma gradual.

Científicos alertan que incluso las partes más profundas del océano se están comenzando a calentar lentamente

El cambio climático está afectando de una forma especialmente grave al mundo acuático, pero ya no solo en lo que respecta a las especies marinas y al riesgo de desaparición de algunas de estas, sino que incluso la situación en las profundidades marinas, ha comenzado a causar preocupación.

Gracias al uso de boyas flotantes y sensores se pueden detectar las temperaturas de la superficie de océanos y mares, capaces de mantener los centros de monitoreo constantemente actualizados y con ello en los últimos años se ha descubierto de qué manera la temperatura en los océanos no ha parado de aumentar. Algo más complicado era saber de qué manera los fondos oceánicos más profundos , incluso por debajo de los 5000 m de profundidad, estaban siendo afectados por el calentamiento global, pero recientemente se ha propuesto un método original para tales mediciones, que aprovecha las ondas sísmicas y que ha servido para revelar una serie de datos bastante preocupantes.

La última investigación, publicada en Geophysical Research Letters y realizada por el oceanógrafo Christopher S. Meinen y sus colegas , destaca los temores de muchos ya sospechados: incluso a grandes profundidades, donde se pensaba que el mar estaba esencialmente inactivo se está observando un aumento de la temperatura.

«Cada vez que vamos a estudiar el lecho marino, encontramos que el océano es más complejo de lo que pensamos», dijo el autor principal del estudio. «El océano profundo es, bueno, profundo, lo que significa que obtener datos del mundo real es un verdadero desafío, especialmente a largo plazo».

Los datos que han sido recolectados a partir del análisis que se ha hecho en el Océano Atlántico, en particular en la Cuenca Argentina , mostraron que de 2009 a 2019 la temperatura aumentó en promedio entre 0.02 ° y 0.04 ° C dependiendo de la profundidad, con uno de los sensores que se han utilizado colocado a 4757 metros bajo el nivel del mar. Pueden parecer números muy pequeños, pero en realidad son muy preocupantes: antes las variaciones eran mínimas e insignificantes, ahora comienzan a ser números cada vez más importantes y lo peor de todo, es que van aumentando gradualmente año tras año.

Aún no se sabe cómo afectará esto en última instancia a los ecosistemas de todo el mundo, pero dada la importancia de la circulación oceánica para nuestro sistema climático global, uno puede imaginar que esto no es exactamente una buena noticia .

«Hay varios estudios en los que se ha recopilado este tipo de datos, pero nunca se han examinado» , dice Meinen. «Espero que esto conduzca a un nuevo análisis para tratar de ver qué podemos decir sobre la variabilidad de la temperatura». océano profundo».

FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba