Saltear al contenido principal

La NASA logra aterrizar en un asteroide por primera vez en la historia

En una misión histórica, la sonda espacial OSIRIS-REx de la NASA logró aterrizar en el asteroide Bennu y traerá muestras de polvo y rocas a la Tierra para analizarlos.

El pasado 20 de octubre, la NASA apuntó otro logro histórico a la exploración del espacio: la sonda espacial OSIRIS-REx que tiene como objetivo tomar una muestra del material que forma la superficie del asteroide Bennu y regresar a la Tierra con ella, consiguió la parte más crítica de la misión.

Después de procesar los primeros datos, la NASA publicó un impresionante video del momento en que OSIRIS-REx aterriza en Bennu y recoge las muestras de la superficie:

En su primer intento y después de orbitar Bennu desde diciembre de 2018, OSIRIS-REx comenzó un descenso de cuatro horas y media para tocar suavemente el asteroide. 

El video está formado por una serie de 82 imágenes capturadas durante un lapso de cinco minutos, que muestran a la sonda aproximándose a Bennu desde 25 metros de altura, hasta que finalmente hace contacto con él en Nightingale, el sitio elegido para la muestra.

La NASA estima que la sonda espacial se plantó durante aproximadamente 6 segundos en el asteroide de unos 500 metros de diámetro y extendió el principal experimento a bordo, un brazo robótico de 3.3 metros de largo conocido como Mecanismo de adquisición de muestras Touch-And-Go (TAGSAM por sus siglas en inglés) para tomar rocas y polvo.

Un segundo después, la sonda espacial expulsó nitrógeno para levantar algunas rocas y material de la superficie y ‘aspirarlo’ junto con el resto de la muestra. Aunque aún es pronto para saber con precisión la cantidad de material obtenido de Bennu, la agencia espacial estima que la mayoría de la muestra se obtuvo exitosamente durante los primeros tres segundos de contacto con el asteroide.

El video finaliza cuando la sonda se dirige de regreso a la órbita de Bennu, a unos 13 metros de altura después de recolectar las muestras.

El contacto con Bennu ocurrió a una distancia de 321 millones de kilómetros de la Tierra y la NASA espera traer de vuelta a nuestro planeta entre 60 gramos y 2 kilogramos de muestras del material que forma la superficie del asteroide. En caso de éxito, el material extraterrestre será el más grande desde los 382 kilos de rocas lunares que trajeron consigo las misiones del programa Apolo.

¿Por qué analizar los elementos de un asteroide?

El análisis de los elementos que integran Bennu (un asteroide formado hace 4.5 mil millones de años, cuando el Sistema Solar tenía una edad aproximada de 10 millones de años) es una ventana al pasado del Sistema Solar y puede aportar pistas para conocer más sobre el origen de la vida en la Tierra. 

La misión OSIRIS-REx partió de la Tierra en septiembre de 2016 y después de casi dos años y medio de viaje, alcanzó la órbita de Bennu en 2018, a un kilómetro y medio de su superficie. Si la NASA confirma que las muestras son suficientes, pondrá en marcha a OSIRIS-REx de regreso a nuestro planeta, en un viaje que culminaría en 2023.

FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba