Saltear al contenido principal

Una mujer de Uganda tuvo sus primeros mellizos cuando tenía 12 años, después un médico le dijo que tenía los ovarios inusualmente grandes y le recomendó que no usara anticonceptivos. Desde entonces trajo al mundo a otros cinco pares de mellizos, cuatro de trillizos y cinco de cuatrillizos. Su esposo la abandonó después del último parto.

Mariam Nabatanzi dio a luz a mellizos un año después de casarse a los 12 años. Le siguieron cinco pares de mellizos, cuatro de trillizos y cinco de cuatrillizos. En la fotografía la madre ugandesa posa junto a 17 de ellos frente a su casa.

Cinco de los 38 hijos de Nabatanzi, que tiene solo 39 años. En general el tamaño de las familias en África es grande. En Uganda, la tasa de fertilidad promedio es de 5.6 hijos por mujer, una de las más altas del continente y más del doble del promedio mundial de 2.4 niños por mujer, según el Banco Mundial. 

Sin embargo, el tamaño de la familia de Nabatanzi es atípico en extremo, incluso con las estadísticas de África. Su último embarazo, hace dos años y medio, tuvo complicaciones. Era su sexto par de mellizos y uno de ellos murió en el parto. Es el sexto de sus hijos que muere. 

La madre ugandesa contó a la agencia Reuters que después de la muerte de su último hijo hace tres años fue abandonada por su marido, quien la dejó sola con los otros 38. Ahora vive con ellos en cuatro estrechas casas hechas de bloques de cemento y con techo de hierro corrugado.

Sus hijos la ayudan con algunas labores del hogar, ubicado en una pequeña comunidad rodeada de campos de café, 30 millas al norte de Kampala, la capital del país. Quedar sola con su inmensa prole fue sólo el último revés en una vida marcada por la tragedia para Nabatanzi.

document.getElementsByClassName(“wp-post-image”)[0].style.display=”none”;


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba