Saltear al contenido principal

TEGUCIGALPA.- En lugar de ofrecer planes para proteger a los empleados, salvar la economía o detallar en qué se está gastando el presupuesto solicitado para atacar la pandemia del COVID-19, el presidente hondureño continúa golpeando la moral de los ciudadanos anunciando cada que puede que lo peor aún está por venir.

La realidad es que muchos hondureños se quedan con un signo de interrogación arriba de la cabeza imaginando cómo podría ponerse peor su situación.

“Ante la adversidad entre unas de las crisis más grandes que Honduras será victima lo que corresponde y cada uno de nosotros tome conciencia y haga su parte y en esa dirección el Estado de Honduras tiene que velar por la dignidad, es decir, el ser humano es el punto de partida y el horizonte que siempre debemos de tener», manifestó.

Luego exhortó a la población a seguir las órdenes de mantenerse recluidos en casa para evitar la propagación del Coronavirus.

«Si usted sabe que se puede contagiar no salga, no solamente por cuidarse usted compatriota, si no por cuidar a su familia, ya sabemos que existen personas más propensas que otras de terminar en un estado crítico, un estado crítico es sin capacidad que sus pulmones puedan funcionar, porque los tiene muy llenos de flema y que necesitan respirador artificial y lo más seguro será sumamente difícil de subsistir», añadió.

FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Volver arriba