Saltear al contenido principal

Francia.- Jodi Rose, originaria de Sydney (Australia), conoció por primera vez a Le Pont du Diable, “El puente del diablo”, en el río Tech en Ceret, cuando viajaba por el sur de Francia en 2013.

Ella dice que se enamoró de la estructura de piedra por lo que decidió casarse, frente a 14 invitados, en un servicio bendecido por el alcalde de la ciudad vecina de Saint-Jean-de-Fos.

Jodi habló al Canal 7 sobre la sinestesia de personificación de objetos, lo que hace que las personas asocien objetos con personalidades y géneros.

Ella dijo: “Estaba muy nerviosa … me sentí como una novia. Tengo que celebrar el día de la boda de mi princesa. Le puse un anillo, bebé … quiero decir que lo has visto, es muy guapo, es fuerte y robusto y pensé, sí, esta es una persona con la que realmente puedo conectarme y que creo que me puede dar un poco de tierra”.

Escribiendo en su blog en el momento de la boda, Jodi dijo que estaba viajando por el mundo mientras grababa un proyecto de música con puentes y decidió que la C.14 era “el indicado”.

Ella dijo: “Me hace sentir conectada a la tierra y me lleva a descansar de mis interminables andanzas nómadas. Es fijo, estable, está enraizado en la tierra, mientras que yo soy nómada, transitorio, siempre en el camino”.

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js

“Él me da un refugio seguro, me lleva de nuevo a tierra, y luego me deja ir nuevamente para seguir mi propio camino, sin tratar de mantenerme atado o enganchado a sus necesidades o deseos. Estoy dedicado a él”.

“Entiende que amo a otros puentes, y a los hombres; el nuestro es un amor que abarca los caprichos de la vida, tal como se materializó en las corrientes arremolinadas del río que fluye bajo su magnífico cuerpo.

For the last 10 years Australian artist Jodi Rose has traveled the world recording the vibrations in bridge cables with contact microphones and using them to create experimental music. You could say she has an almost intimate relationship with bridges, and recently she decided to make it official by marrying a mysterious bridge in the south of France. Le Pont du Diable (Devil’s Bridge) is a 600-year-old stone bridge built over a steep-sided gorge in Ceret, but for Jodi Rose it’s simply “The One”. After visiting dozens of bridges all over the world, for her Singing Bridges musical project, she decided this was the one she wanted to celebrate her love for bridges with. Although he is made of stone, the resonance of his being is very present, and I feel at peace in his strong embrace,”Jodi said. ”He makes me feel connected to the earth and draws me to rest from my endless nomadic wanderings. He is fixed, stable, rooted to the ground, while I am nomadic, transient, ever on the road. He gives me a safe haven, brings me back to ground myself, and then lets me go again to follow my own path, without trying to keep me tied down or in thrall to his needs or desires. I am devoted to him. The perfect husband… strong and silent!” Featuring: Jodi Rose Where: Ceret, France When: 05 Jul 2013 Credit: Supplied by WENN.com

“El Puente del Diablo es todo lo que podría desear en un marido: robusto, confiable, sensual, amable y guapo”.

Pero a pesar del amor de Jodi por Le Pont Du Diable, su matrimonio no está reconocido por las autoridades francesas.


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba