Saltear al contenido principal

La historia ha conmovido al mundo entero, pero la ciencia también demuestra que esos llamados ‘despertares’ están lejos de ser el final feliz que todos imaginan.

Resultado de imagen para expertos explican el caso de la mujer que despertó de un estado de coma tras 27 años

La historia de una mujer emiratí que recuperó la conciencia tras haber estado en coma durante 27 años acaparó los titulares en estos días en lo que muchos han catalogado como un caso milagroso de recuperación.

Su primera palabra fue el nombre de su hijo, a quien protegió para salvarlo durante un accidente de tránsito que la dejó gravemente herida y en un estado comatoso durante casi tres décadas.

¿Cómo fue esto posible? ¿Ha habido casos similares? ¿Volverá algún día a ser la misma? ¿Deben aferrarse los parientes de pacientes en esta situación a nuevas esperanzas? Desafortunadamente las respuestas de la ciencia a estas preguntas resultan mucho menos románticas o alentadoras.

Lo primero que hay que entender es que el coma no se limita a un único estado de conciencia, sino que abarca distintos grados. “Coma simplemente significa que pierdes el contacto con el ambiente durante un período prolongado de tiempo”, explicó a la revista Time John Huiss, del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y ACV.

El qué tan pronto salga una persona del estado de coma depende de la causa y la severidad del daño cerebral. Si se trata de una sobredosis de sustancias o de un coma diabético, la persona podría recuperar la conciencia relativamente pronto una vez que se revierta el problema, pero en el caso de lesiones cerebrales severas o tumores el pronóstico se hace más complicado.

Lo que coloquialmente conocemos como “coma” habitualmente engloba tres categorías: el coma profundo, en el que el paciente no da señales de estar despierto y se mantiene con los ojos cerrados y sin responder a los estímulos externos; el estado vegetativo, que incluye a esas personas que parecieran estar despiertas (ojos abiertos), pero no interactúan ni responden a estimulos, y el estado mínimo de conciencia, en el que pueden tener determinadas respuestas intencionales esporádicas o intermitentes (como mover un dedo si se les pide).

Jenny Kitzinger codirectora del Centro de Investigación del Coma y Desórdenes de la Conciencia de la Universidad de Cardiff (Reino Unido), aclara a Univision Noticias que Munira Abdulla, la mujer emiratí en cuestión, no estaba en un coma profundo, sino en un estado mínimo de conciencia, lo que explica el que pudiera tener recuerdos y que hubiera logrado enunciar el nombre de su hijo al despertar.

Aun así, sigue siendo una rareza: se han documentado pocos casos similares. De hecho, hay quienes indican que el estado mínimo de conciencia se considera permanente si pasan muchos años, lo que implica que es poco probable que alguien recupere por completo la conciencia posteriormente.

Friedemann Müller, jefe médico de la Schön Clinic, en Alemania, hospital privado donde estaba internada Munira Abdulla, dijo a The New York Times que nunca esperaron que ella “despertara”.

“Al principio no lo creíamos, pero eventualmente se hizo evidente que estaba diciendo el nombre de su hijo”, declaró.

Munira había estado en esa clínica alemana para recibir rehabilitación para las convulsiones y contorsiones de músculos, que impedían que pudiera sentarse en una silla de ruedas.

Según el Times, parte del tratamiento consistió en instalar un dispositivo que suministraba medicamento directamente en su espina dorsal, un factor que -según Müller- pudo favorecer su recuperación.

Ahora, la paciente y su familia están de regreso a Abu Dhabi, donde ella es sometida a terapias para continuar con su rehabilitación. Pero las probabilidades de que vuelva a ser ella misma, siguen siendo mínimas, recalca a Univision Noticias Jenny Kitzinger aclarando que lo más usual es que el paciente continúe requiriendo asistencia médica 24/7 y que sea incapaz de tomar sus propias decisiones.

document.getElementsByClassName(“wp-post-image”)[0].style.display=”none”;


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba