Saltear al contenido principal

Muchos jujeños la conocen por sus recorridas en las oficinas del centro de la capital jujeña y otros por haberla visto en los semáforos de acceso sur vendiendo pochoclos, pero lo cierto es que Johanna Adonis se ganó el cariño de todos sus clientes.

Tiene 30 años, está casada y es mamá de un bebé. Hace dos años se recibió de enfermera profesional aunque aún no puede ejercer, ya que por los inconvenientes judiciales del Instituto Myriam Gloss todavía no le otorgaron el título que la habilita a incorporarse al sistema sanitario.

Comenzó a vender pochoclos hace cuatro años, le cuenta a Somos Jujuy y a través del teléfono se nota porque la quieren quienes la conocen. Con respeto, simpatía y claridad explica su historia: durante la mañana visita distintas dependencias públicas y privadas, y por la tarde se ubica en el semáforo de acceso a Alto Comedero con su bolso lleno de pochoclos.

«Siempre les deseo un feliz día a todos, me compren o no me compren», explica en relación a la buena onda que los jujeños destacan de ella. Asimismo, reconoce que las personas que le abrieron las puertas para que pueda vender sus productos siempre fueron muy educadas.

Su labor se popularizó hace un tiempo gracias a la publicación que realizó en Facebook una farmacia de Alto Comedero, remarcando a Johanna como una «laburante» y convocando a los vecinos a adquirir sus creaciones. «Agradezco a la mujer que hizo la publicación, generó buena repercusión», expresa sobre el posteo que se viralizó meses atrás.

Gracias a ello, asegura, sus pochoclos se hicieron populares, a tal punto que ya tiene fanáticos. «La gente me dice ‘me estoy volviendo adicta a tus pochoclos’», afirma Johanna entre risas.

Antes de despedirnos y cortar la llamada le deseamos que crezcan sus ventas y más jujeños la conozcan, entonces aprovecha para resaltar que algunas veces los clientes quieren ayudarla regalándole dinero, pero eso no la hace sentir cómoda, ella quiere trabajar y así ganar el dinero para llevar a su casa.


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba