Saltear al contenido principal

El menor sufrió una herida punzocortante en la zona izquierda, de 4 centímetros de profundidad.

Un nene de 8 años le lanzó un cuchillo de cocina a otro de 5, mientras jugaban en la casa del más grande ubicada en Sonora, México. Debido a que la arma blanca se quedó incrustada en la cabeza del menor, éste tuvo que ser trasladado a un hospital de Baja California.

Todo ocurrió alrededor de las 15, cuando Gabriela (33) se había quedado al cuidado de su hijo y un amigo, identificado como Ivan. El pequeño de 8 años le aventó el cuchillo y le provocó la herida en el lado izquierdo del cráneo.

El menor fue trasladado a Baja California (Twitter @opinion_sonora).

El menor fue trasladado a Baja California

Inmediatamente fue traslado al hospital 5 de diciembre del ISSSTE en Mexicali, donde le hicieron varias radiografías. Los médicos dictaminaron que el menor sufrió una herida punzocortante en la región craneal parietal. La herida tenía una profundidad de casi 4 centímetros, lo cual puso en riesgo su vida.

Ivan fue intervenido quirúrgicamente para extraerle el objeto y su padre, identificado por medios locales como Domingo “N”, dijo que no demandará a la mujer.

La víctima ya se encuentra fuera de peligro luego de haber sido intervenido y los pronósticos son alentadores. Se espera que pueda ser dado de alta en los siguientes días.

Otro accidente entre menores ocurrió a mediados de abril de este año. Millie Drew Kelly, una niña de 6 años, murió después de que su hermano, de 4 años, le disparó accidentalmente en la cabeza en Georgia, al sur de Estados Unidos.

Millie Drew Kelly murió luego de que su hermano le disparó accidentalmente (Twitter @Courtney Redding Kelly).

Millie Drew Kelly murió luego de que su hermano le disparó accidentalmente.

La Fiscalía informó que no realizará ninguna acusación en el caso y afirmó que los “accidentes suceden” y “cosas malas también le ocurren a personas buenas”. Por su lado, los detectives encargados del caso describieron que ambos niños se encontraban dentro del auto familiar que estaba estacionado en el garage.

Sus padres estaban cargando las cosas que necesitarían para una salida que habían planeado. Cuando quisieron poner el vehículo en marca y se dieron cuenta que no andaba, ambos bajaron para verificar qué sucedía. Momentos después escucharon el disparo.

Los detectives determinaron que el hermano menor, de cuatro años, había tomado un arma que los padres tenían en el auto y había disparado accidentalmente. La bala impactó la cabeza de su hermana, hiriéndola fatalmente.

 

 

document.getElementsByClassName(«wp-post-image»)[0].style.display=»none»;


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba