Saltear al contenido principal

Cuando nos duchamos y vemos la mampara completamente mojada no somos conscientes de lo que está pasando. Vamos con prisa para no llegar tarde al trabajo y no pensamos en nada más. Sin embargo, cuando nos estamos lavando los dientes y observamos la mampara con más detenimiento, se nos cae el alma a los pies. Lo que debería ser transparente se ha convertido en opaco. Entonces nos preguntamos: ¿cómo acabar con la suciedad de la mampara de la lucha y, sobre todo, evitar que se acumule? Precisamente en esto último está la clave. Si dejamos, que tanto los cristales como las paredes de la ducha, vayan criando esa costra, estamos perdidos. Tenemos que actuar cuanto antes y de forma constante. Ya sabemos que suele ser fastidioso ponerse a limpiar nada más salir de la ducha, pero estamos hablando de una sencilla operación de solo treinta segundos.

Para evitar que la suciedad se acumule en la mampara y en las paredes de la ducha, tienes que pasar un trapo seco o un limpia cristales en cuanto salgas. El objetivo es tenerlo siempre a mano y dar esa pequeña pasada acto seguido y sin esperar a que el agua se vaya secando. Pasados unos días comprobarás que la mampara sigue estando totalmente transparente y eso nos animará a seguir con la operación. También es conveniente que, antes de pasar el trapo, apuntemos con la alcachofa a la mampara y a las paredes para que queden libres de restos de jabón. Precisamente es el jabón el causante de que se vaya criando esa costra tan fea. Si hacemos esto nada más acabar, será otra pequeña ayuda para lograr nuestro objetivo.

Existen otras fórmulas para limpiar la mampara de la ducha. Una de ellas es el limpiador de silicona del que te hablamos en este artículo. Otra es una fórmula donde entra en escena el vinagre. Ya hemos hablado de los efectos positivos que tiene este producto en el hogar, y la mampara de la ducha no es ajena a ellos. Es suficiente con mezclar una taza de vinagre blanco con dos cucharadas de bicarbonato sódico. Aplicamos la mezcla sobre la mampara, dejamos actuar durante 20 minutos y retiramos los restos con un paño húmedo.

Otra fórmula con vinagre consiste en mezclar un vaso de vinagre blanco con la misma cantidad de agua caliente. Introducimos el preparado en un frasco con espray y rociamos por toda la mampara y las paredes de la ducha. Pasados 20 minutos retiramos igualmente con un paño.

CORTESÍA FUENTE PERIODÍSTICA

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba