Saltear al contenido principal

El Heraldo

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

-Los operadores de justicia tienen una serie de retos y desafíos en la aplicación del nuevo Código Penal que cobró vigor hace cinco días.

"Lo que la sociedad hondureña requiere es que este Código se aplique bajo los principios de objetividad e independencia de los jueces, legalidad, respeto de la vida humana y un debido proceso por parte del Ministerio Público", manifestó el exjuez Alceste Menardi.

Este jurista asegura que la vigencia de la nueva normativa penal es una oportunidad para que el ente acusador del Estado pueda modernizarse.

"El Ministerio Público debe sustentar las investigaciones con todos los medios de pruebas posibles, que se modernice, para que esos requerimientos fiscales que se presentan contra los autores de delitos de corrupción no queden impunes", explicó el catedrático universitario.

Destacó que el nuevo Código Penal trae consigo una proporcionalidad de las penas, que establece circunstancias agravantes en cada delito.

VEA: El RNP arranca censo poblacional y excluye al Distrito Central y a SPS"En los delitos de cuello blanco, vamos a establecer que este Código no es venébolo, más bien agrava las penas y en las circunstancias más simple establece que una pena puede ser leve, pero al establecerle los aumentos con las circunstancias agravantes específicas se convierte más gravosa que en el Código anterior", sustentó.

El experto en derecho penal señaló que en el Código anterior no se establecían multas severas, "y este establece una multa y dice que usted está condenado a tantos años, pero también tiene una multa millonaria por el delito".

El nuevo Código Penal entró en vigencia el pasado 25 de junio en medio de una serie de polémicas.

En los órganos jurisdiccionales ya comenzaron a hacer uso de la nueva normativa.

+Llegan kits tecnológicos para la actualización de bases de datos del RNP

CORTESÍA FUENTE PERIODÍSTICA

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba