Saltear al contenido principal

Durante años, los Servicios de Protección para Adultos no ayudaron a Vernon Gray, una persona discapacitada de 64 años en Seattle, a pesar de varias llamadas de ayuda de los vecinos.

El deteriorado bungaló en el Distrito Central de Seattle fue invadido por las ratas. Un vecino estimó que al menos 500 de ellas pasaron por encima de la pequeña propiedad, colgándose de las cortinas y lamiendo la humedad de las ventanas. Mientras corrían por el césped, la hierba alta ondulaba como olas en el océano.

Eran las compañeras constantes de Vernon Gray.

Debido a una discapacidad del desarrollo, Gray había dependido de sus padres toda su vida. Se aseguraron de que estuviera bien alimentado y bien cuidado y estaba claro para la gente del vecindario que era muy querido. Pero para el año 2000, ambos habían muerto, dejándolo solo en la casa vacía. Sus condiciones de vida se volvieron cada vez más difíciles y las ratas se mudaron con el.

En lo que podría ser un vecindario difícil, Gray era un adorable miembro de la comunidad, conocido por su presencia tranquila y gentil y por el hecho de que podía ver a un conocido e inmediatamente recordar detalles oscuros de su árbol genealógico. La gente se preocupaba de que su casa infestada de roedores fuera un peligro para la salud y rogaba a los trabajadores sociales que intervinieran. Pero no obtuvieron resultados de sus repetidas llamadas de ayuda. Cuando la policía finalmente intervino en 2017, Gray estaba sin hogar y vagando por las calles, cubierto de piojos y casi ciego después de años de abandono.

Ahora, los funcionarios se disculpan por los repetidos fracasos burocráticos que permitieron que Gray se escurriera entre las grietas, admitiendo a la cadena de televisión KOMO que lo que sucedió fue una «situación trágica» y «la agencia dejó caer la pelota aquí». El jueves pasado, el Departamento de Servicios Sociales y de Salud del estado de Washington acordó pagarle a este hombre de 64 años una liquidación de ocho millones de dólares, la cual se cree que es la más grande para un caso de servicios de protección de adultos en la historia del estado.

En una declaración compartida con The Washington Post, un portavoz de la agencia dijo que no podía discutir los detalles del caso debido a las leyes de confidencialidad, pero la agencia «lamenta lo que le sucedió al señor Gray y espera que este acuerdo pueda mejorar su calidad de vida».

Los problemas de Gray comenzaron en el año 2000, cuando murió su madre. Durante varios días, vivió junto a su cadáver sin saber qué hacer. Su padre, un trabajador postal, había muerto casi dos décadas antes, y por primera vez, Gray tuvo que arreglárselas solo. Como no sabía cómo pagar sus cuentas de servicios públicos, no pasó mucho tiempo antes de que le cortaran la luz y el agua.

Durante años, los Servicios de Protección para Adultos no ayudaron a Vernon Gray, una persona discapacitada de 64 años en Seattle, a pesar de varias llamadas de ayuda de los vecinos.

El deteriorado bungaló en el Distrito Central de Seattle fue invadido por las ratas. Un vecino estimó que al menos 500 de ellas pasaron por encima de la pequeña propiedad, colgándose de las cortinas y lamiendo la humedad de las ventanas. Mientras corrían por el césped, la hierba alta ondulaba como olas en el océano.

Eran las compañeras constantes de Vernon Gray.

Debido a una discapacidad del desarrollo, Gray había dependido de sus padres toda su vida. Se aseguraron de que estuviera bien alimentado y bien cuidado y estaba claro para la gente del vecindario que era muy querido. Pero para el año 2000, ambos habían muerto, dejándolo solo en la casa vacía. Sus condiciones de vida se volvieron cada vez más difíciles y las ratas se mudaron con el.

En lo que podría ser un vecindario difícil, Gray era un adorable miembro de la comunidad, conocido por su presencia tranquila y gentil y por el hecho de que podía ver a un conocido e inmediatamente recordar detalles oscuros de su árbol genealógico. La gente se preocupaba de que su casa infestada de roedores fuera un peligro para la salud y rogaba a los trabajadores sociales que intervinieran. Pero no obtuvieron resultados de sus repetidas llamadas de ayuda. Cuando la policía finalmente intervino en 2017, Gray estaba sin hogar y vagando por las calles, cubierto de piojos y casi ciego después de años de abandono.

Ahora, los funcionarios se disculpan por los repetidos fracasos burocráticos que permitieron que Gray se escurriera entre las grietas, admitiendo a la cadena de televisión KOMO que lo que sucedió fue una «situación trágica» y «la agencia dejó caer la pelota aquí». El jueves pasado, el Departamento de Servicios Sociales y de Salud del estado de Washington acordó pagarle a este hombre de 64 años una liquidación de ocho millones de dólares, la cual se cree que es la más grande para un caso de servicios de protección de adultos en la historia del estado.

En una declaración compartida con The Washington Post, un portavoz de la agencia dijo que no podía discutir los detalles del caso debido a las leyes de confidencialidad, pero la agencia «lamenta lo que le sucedió al señor Gray y espera que este acuerdo pueda mejorar su calidad de vida».

Los problemas de Gray comenzaron en el año 2000, cuando murió su madre. Durante varios días, vivió junto a su cadáver sin saber qué hacer. Su padre, un trabajador postal, había muerto casi dos décadas antes, y por primera vez, Gray tuvo que arreglárselas solo. Como no sabía cómo pagar sus cuentas de servicios públicos, no pasó mucho tiempo antes de que le cortaran la luz y el agua.

Channa Copeland, que dirige una organización sin fines de lucro que ayuda a adultos vulnerables y que ahora es la tutora legal de Gray, dijo a The Post que ella cree que probablemente pasó más de una década viviendo sin electricidad o plomería. Nunca pidió ayuda, pero los vecinos empezaron a pasar regularmente para dejar comidas calientes, sintiendo que de otra manera no comería.

Una cosa que no le faltaba a Gray era dinero. Sus padres eran los dueños de la casa y habían guardado decenas de miles de dólares en una maleta en el sótano, dijo Copeland. También le dejaron bonos y monedas raras que podían venderse por dinero extra.

Pero Gray no sabía cómo pagar los impuestos de su propiedad, así que la casa fue embargada y fue vendida en una subasta en 2013. En algún momento del proceso, la maleta llena de dinero desapareció. Sus vecinos sólo se enteraron de que había existido cuando escucharon a un equipo de limpieza hablar sobre el sorprendente descubrimiento.

«Sus padres hicieron todo lo que pudieron para que tuviera éxito, pero creo que nunca imaginaron algo así», dijo Copeland.


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba