Saltear al contenido principal

Se revelaron fragmentos ocultos escritos en hebreo y arameo en cuatro fragmentos de los Rollos del Mar Muerto, consideraros en blanco. 

Guardados por miembros de una secta judía hace casi dos mil años, los Rollos del Mar Muerto contienen algunos de los fragmentos más antiguos conocidos de la Biblia hebrea. 

A finales de 1946, unos pastores beduinos se refugiaron en una cueva cerca del Mar Muerto, a unos 19 kilómetros de Jerusalén, en Qumrán. En las cavidades de esa cueva y otras cercanas se escondían unos frascos de aspecto añejo, que guardaban cerca de novecientos pergaminos escritos en hebrero. 

Más tarde, los expertos determinaron que aquello era el legado de la secta de los esenios, que lo habían escondido allí para evitar que los romanos los borrasen de la historia: hoy son los fragmentos más antiguos conocidos de la Biblia hebrea. 

Desde entonces, los Rollos del Mar Muerto, que así se conocen en todo el mundo, se han convertido en una fuente inagotable de sabiduría y misterio, y los investigadores no dejan de escudriñarlos en busca de novedades.

La palabra hebrea «Shabat» es visible en la esquina superior derecha. Imagen: © Copyright Universidad de Manchester

Invisibles a simple vista

Cuatro fragmentos del Rollo del Mar Muerto, que antes se pensaba que estaban en blanco, son todo lo contrario: las imágenes detalladas revelaron que estas piezas antiguas de pergamino contienen letras, hilos cosidos, líneas regladas e incluso una palabra discernible, según la nueva investigación.

El hallazgo casi pasó desapercibido, hasta que Joan Taylor, profesora de orígenes cristianos y judaísmo del Segundo Templo en el King’s College de Londres, llevó una lupa a estos fragmentos y notó que había una letra hebrea «lamed» para «L» en uno de ellos.

En ese momento, Taylor dijo que pensaba que «podría estar imaginando cosas. Pero entonces parecía que otros fragmentos también podrían tener letras muy desvaídas» , dijo en un comunicado.

Rollos del Mar Muerto
Joan Taylor examina los fragmentos de los Rollos del Mar Muerto en la Sala de Lectura de la Biblioteca John Rylands (DQCAAS)

El presentimiento de Taylor valió la pena

Uno de los cuatro fragmentos tenía cuatro líneas de texto, con un total de 15 a 16 letras completa o parcialmente conservadas. Una palabra, «Shabat», la palabra hebrea para «sábado», es claramente visible, y esta pista, así como varias otras letras, sugieren que este fragmento podría ser del libro bíblico de Ezequiel (46: 1-3).

Aunque algunos pergaminos se promocionan como Rollos del Mar Muerto, son falsificaciones. Sin embargo, los fragmentos estudiados en este experimento son reales, según un comunicado de prensa de la Universidad de Manchester (Inglaterra).

Estos fragmentos fueron descubiertos durante las excavaciones oficiales de las cuevas de Qumran y nunca se canalizaron a través del mercado de antigüedades.

En la década de 1950, el gobierno jordano regaló algunos de los fragmentos a Ronald Reed, un experto en cuero y pergamino de la Universidad de Leeds en Inglaterra, para que pudiera examinar su composición física y química.

En ese momento, se pensaba que estos fragmentos estaban en blanco y podrían usarse para pruebas científicas. Después de que Reed y su alumno, John Poole, estudiaran los fragmentos , los almacenaron de forma segura.

Esta colección se donó la Universidad de Manchester en 1997, pero recibió poca atención, hasta ahora, cuando Taylor espió la carta hebrea. 

Para ver si alguno de los otros fragmentos tenía texto, fotografió todas las piezas de la colección que tenían más de un centímetro de largo, 51 en total, que aparecían en blanco a simple vista.

Taylor no usó la fotografía regular. En cambio, se basó en imágenes multiespectrales, una técnica que utiliza varias longitudes de onda, como la infrarroja, en el espectro electromagnético para capturar imágenes de figuras difíciles de ver, como la tinta a base de carbón en los rollos.

 Al final, ella y sus colegas descubrieron que algunos fragmentos tenían líneas regladas o vestigios de letras, pero solo cuatro fragmentos tenían texto hebreo o arameo.

Una de esas piezas era del borde cosido de un pergamino y tenía algunas letras, según el comunicado.

«Con las nuevas técnicas para revelar textos antiguos ahora disponibles, sentí que teníamos que saber si estas cartas podrían estar expuestas», dijo Taylor.»Solo hay unos pocos en cada fragmento, pero son como piezas perdidas de un rompecabezas que encuentras debajo de un sofá».

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=xUwLDzs91CI?feature=oembed&showinfo=0&rel=0&modestbranding=1&w=1170&h=658]

También lee:

EL GUSANO ANTIGUO QUE PERDIÓ SUS PATAS POR EVOLUCIÓN
ARQUEÓLOGOS ENCUENTRAN EL POZO DE MADERA MÁS ANTIGUO DEL MUNDO
ENCUENTRAN EL BOSQUE FOSILIZADO MÁS ANTIGUO DEL MUNDO

La entrada Descubren textos ocultos en los Rollos del Mar Muerto se publicó primero en Muy Interesante.

FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba