Saltear al contenido principal

Desde que se promulgó la Ley 26.130, en agosto de 2006, la anticoncepción quirúrgica gratuita se volvió un derecho. Es decir, que cualquier persona mayor de edad puede someterse a una vasectomía o ligadura de trompas. Sin embargo, todavía hay mucha diferencia a la hora de poner el cuerpo. Las mujeres son las que, en su mayoría, terminan haciéndose cargo. Ante este escenario desigual, Javier Ferreyra, un productor y fotógrafo de Permagino, contó en Twitter que decidió marcar la diferencia en su pareja y su relato se volvió viral.

«Ayer a las 19 salí del quirófano porque me hice una vasectomía. A las 23 estaba cenando unas empanadas con Julia en la casa de mi vieja. Así de sencillo», comenzó a explicar en su perfil tras la operación.

En pareja con Julia desde hace 15 años, Javier detalló que ya tienen dos hijos y que decidieron no tener más. «Decisiones individuales para nuestros futuros, pero compartida», aclaró.

Al no querer agrandar la familia y tampoco depender de las pastillas anticonceptivas, la primera opción que pensaron que fue la ligadura de trompas. Pero el productor reflexionó que, desde el principio de la relación, su novia «puso el cuerpo». «Con pastillas, el famoso DIU y hasta comprar los preservativos la mayoría de las veces. Cuando haces el raconto, te das cuenta de que el forr* sos vos», expresó en su hilo de mensajes.

El propio Javier reconoció que gracias al movimiento de mujeres que impulsaron campañas por la igualdad de género él se replanteó sus responsabilidades en la pareja y decidió entrar al quirófano.

A pesar de todos los mitos, miedos y prejuicios que siguen existiendo en torno a la vasectomía, el usuario desdramatizó la intervención y animó a otros varones a tomar el mismo camino. «Sepan los hombres que lean esto que les voy a confirmar el gran temor que tienen todos, me siento menos macho, mucha menos macho. Pero igual de hombre y más compañero de Julia, ella es crack y de a poquito me le voy acercando», destacó.

A su vez, Javier contó que antes de someterse a la cirugía, habló con sus hijos para que estuvieran al tanto y pudieran familiarizarse con el asunto. «Quizás haga que ellos la naturalicen y la vivan así, sin necesidad de resetearse el día de mañana como tuvimos que hacer nosotros», concluyó.

En solo dos días, el hilo de Twitter se compartió más de seis mil veces y recibió 17 mil «me gusta». La reacción de los usuarios lo felicitó y hasta muchos hombres que llegaron a su relato aprovecharon para hacerle preguntas. Por ejemplo, uno de ellos le preguntó si dolía o si era irreversible.

Fuente: Todo Noticias.


FUENTE

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba