Saltear al contenido principal

Hace 23 años que se publicó «Harry Potter y la Piedra Filosofal», el primer libro de la saga creada por la escritora británica J.K Rowling. Pues bien, durante más de dos décadas ha habido un país en el que los libros del famoso mago han estado prohibidos: Corea del Norte. Ahora el Gobierno de Kim Jong-un ha levantado el veto a la saga de Harry Potter.

Bien es sabido por todos que los libros, antes de ser publicados en el país asiático, deben pasar un control de censura muy estricto. Varios funcionarios del Gobierno comprueban que la obra no contradice los principios del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte. Esta es la principal razón por la que apenas hay libros extranjeros en el país.

La revista oficial de la Alianza de Escritores Coreanos, el órgano que se encarga de la censura de libros en Corea del Norte, explica que los volúmenes de la saga de J.K Rowling no es apropiada porque hace creer a los niños que pueden decidir su propio camino a base de habilidad y fuerza.

Cualquier tipo de contenido extranjero en Corea del Norte está muy vigilado. Aún así, en alguna que otra ocasión se ha filtrado que altos funcionarios del Gobierno de Kim Jong-un adquieren libros y películas en el mercado negro.

Por último, cabe señalar que el país asiático es uno de los que mayor grado de censura tiene en todo el mundo, junto con Eritrea. Todos los medios de comunicación están en manos del Estado. En cuanto a Internet, apenas unos pocos oficiales del Gobierno tienen acceso. El resto de la población únicamente puede acceder al intranet nacional, que recibe el nombre de Kwangmyong.

CORTESÍA FUENTE PERIODÍSTICA

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba