Saltear al contenido principal

Algunos bebés logran dormirse muy fácilmente, sin importar la hora o el lugar… Para otros, no es tan simple, y todos los padres primerizos necesitamos algunos consejos para dormir a un bebe. Por supuesto, no podemos enfatizar lo suficiente la importancia de establecer una rutina de sueño para tu hijo desde una edad temprana, pero hay momentos en los que nada parece funcionar.

Entonces, ¿qué puedes hacer? Aquí hay una lista de “consejos” que funcionan para muchos bebés. Pruébalos hasta que encuentres el o los que ayudarán a tu hijo a dormirse finalmente.  Después de un tiempo, habrás descubierto qué es lo que mejor funciona con tu bebé y lo podrás dormir sin demasiados problemas.

10 consejos para dormir a un bebé

Presentamos los mejores  consejos para dormir a un bebé, esperamos que te puedan servir.

1. Debes crear un ambiente tranquilo

Crear un ambiente tranquilo para dormir al bebé, en su habitación, en la tuya, o incluso en otro lugar de la casa… Si el bebé se acostumbra a no dormirse siempre en el mismo lugar, le será más fácil descansar si no está en casa a la hora habitual de la siesta.

Bebe dormido en una cuna
Bebe dormido en una cuna

2. Observar la fatiga del bebé

Observa a tu hijo para ver si hay signos de fatiga (bostezos, mal humor, frotamiento de ojos, gestos espasmódicos, etc.) y acuéstalo rápidamente. Pronto notarás que está cansado a la misma hora cada día (aproximadamente) y podrás establecer tu rutina en consecuencia. También verás que cuanto más cansado esté un bebé, menos fácilmente se dormirá.

3. Bañar al bebé

Dale a tu bebé un baño tranquilo antes de acostarse, sin juegos ruidosos ni salpicaduras.

4. Intenta masajear al niño

También puedes probar a darle a tu bebé un suave masaje antes de volver a dormirlo. Los abrazos y los besos también pueden calmar y consolar a tu hijo.

5. Colócale ropa realmente cómoda a la hora de dormir

Asegúrate de que su ropa de dormir sea cómoda y adecuada para la temperatura exterior. Además, algunas mamás tienden a vestirlo demasiado abrigado y a subir la temperatura ambiente por temor a que se resfríe. Se siente de la misma manera que tú.

¡No hay necesidad de envolverlo demasiado! No dudes en ofrecer un peluche al bebé desde una edad temprana. Se acostumbrará rápidamente y este compañero le ayudará a dormirse fácilmente.

6. Ten un chupete cerca

Ofrécele un chupete: chupar es una forma infalible de dormir a muchos niños. Sin embargo, tenga en cuenta que los niños pequeños que están acostumbrados a dormirse con un chupete pueden despertarse llorando por la noche si no pueden recuperar el chupete por sí mismos. Es un buen pensamiento.

7. No lo dejes en total oscuridad

Instalar una luz nocturna en su habitación: muchos niños tienen miedo de la oscuridad total.

8. No lo acuestes en camas muy grandes

Algunos bebés se sienten perdidos en una cama demasiado grande. Preferirán la cuna, el corralito, a veces incluso un cochecito reclinable. Muchos niños muy pequeños disfrutan de ser envueltos y cierran los ojos tan pronto como se sienten seguros en su pañal.

9. Sé puntual con la hora de dormir

Trata de acostar a tu hijo a la misma hora todos los días.

10. Háblale al bebé

Este es el último de nuestros 10 consejos para dormir a un bebé, Háblale cuando lo acuestes, explícale que necesita dormir ahora. Eventualmente él entenderá. Sigue un método que te funcione como padre: si no te sientes cómodo dejando que tu hijo llore durante 30 minutos, no tienes que hacerlo.

Si prefieres ponerlo a dormir en tus brazos, también es posible… Es probable que tu bebé tenga dificultades para dormirse solo después, pero así lo hace la gran mayoría de las madres del mundo (no occidental) y los niños no son anormales.

Si no tienes miedo de sacrificar tus primeros meses, considera el cododo… Los niños se duermen muy fácilmente y se despiertan poco en la cama de sus padres. Sin embargo, deben respetarse ciertas reglas de seguridad.

Cada bebé es único y reacciona de forma diferente. Algo que funciona con un niño puede no funcionar con otro, aunque sean dos hermanos y/o hermanas. Por lo tanto, es necesario que conozcas a tu hijo y que aprendas sobre sus preferencias, miedos y técnicas.

Sin embargo, hay que tener siempre presente que, al crear ciertos hábitos relacionados con el sueño, tu hijo los adoptará. Por lo tanto, a veces puede ser difícil pedirle a tu hijo que cambie rápidamente y sin protestar.

Nota importante

Un sueño de calidad promueve el desarrollo de los niños y los ayuda a aprender. Por el contrario, no dormir lo suficiente puede afectar su salud, así como afectar su memoria, razonamiento lógico, comportamiento y capacidad para controlar las emociones.

El número suficiente de horas de sueño varía de un niño a otro. En general, los niños de 1 a 2 años necesitan dormir de 11 a 14 horas por día, mientras que los de 3 a 5 años necesitan dormir de 10 a 13 horas cada día, incluidas las siestas (de 4 años, 3 de cada 4 niños ya no toman una siesta). A partir de los 6 años y hasta los 12 años, los niños necesitan dormir de 9 a 12 horas por noche.

La mejor manera de saber si su hijo está durmiendo lo suficiente y dormir bien es observar si hay signos de falta de sueño:

  • Es muy difícil despertarse por la mañana;
  • Carece de concentración y es más torpe;
  • Está irritable, hosco, y se queja o llora por nada;
  • Es más impulsivo o más agresivo;
  • Pierde interés en lo que generalmente le gusta;
  • Se vuelve más ruidoso e hiperactivo;
  • A menudo está enfermo.

TE PUEDE INTERESAR

CORTESÍA FUENTE PERIODÍSTICA

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deje un comentario

Volver arriba